La Fraternidad

Archive for 31 marzo 2011|Monthly archive page

Amores que matan

In Erika, Lo que nos inspira on 31 marzo, 2011 at 14:40

Este es un sueño que tuve hace tiempo y que recordé con tanto detalle que decidí volverlo un cuento…

 

Lo único que se escuchaba era el constante tic-tac del reloj de pared. Parecía que éste contaba despiadadamente los segundos que le quedaban de vida.

Una lágrima rodó por su mejilla mientras pensaba en Luciano. Pensaba en las pocas posibilidades que existían de volverlo a ver, de sentir sus manos tocando su cuerpo, de mirar sus ojos profundos. Suspiró y miró a su alrededor. Las muñecas le dolían por la fuerza de las cuerdas que la ataban. Abrió y cerró las manos para permitir a la sangre circular un poco y entonces sintió algo caliente que le escurría por los brazos. Era su propia sangre.

La parsimonia del tic-tac le hizo recordar el acto de equilibrio de Luciano. La primera vez que lo vio realizándolo se sintió tan atraída a él. Le fascinaba la entereza de su expresión al caminar sobre el cable en las alturas, la seguridad con que lo hacía, sus piernas fuertes sosteniéndolo.

Ella tenía un acto con Horacio en el mismo circo, el acto de los cuchillos. Él la amaba devotamente. Ella le tenía mucho agradecimiento. Sin embargo, con él jamás logró sentir la electricidad que Luciano le causó desde la primera vez que pasó a su lado y descuidadamente rozó su mano.

La atracción era eminente. Él la desnudaba con la mirada. Ella sentía como la sangre le bullía en las venas con sus miradas.

Finalmente una noche ella salió al baño mientras Horacio dormía. La noche era clara y cálida.  Caminaba tranquila cuando sintió una mano jalarla por la cintura. Otra mano tapó su boca para evitarle gritar. Se sintió sorprendida y asustada pero cuando escuchó la voz de Luciano decirle  –no grites por favor! Su sorpresa se volvió emoción. Escalofríos recorrieron su piel, sentía que el corazón le explotaría en el pecho.

Estaba de espaldas a él. La soltó y ella giró lentamente. Se miró en esos ojos que ya no podría borrar de su mente. Comenzaron a besarse y tocarse como queriendo reconocerse en un segundo. Ella sintió su lengua atrapar a la suya, sus manos explorar su cuerpo hasta llegar a su entrepierna. Sintió su cuerpo estremecerse con cada caricia, con cada beso, con cada respiración acompasada.  Al momento de penetrarla, ella supo que él estaba  penetrando algo más que su cuerpo. Él tuvo que taparle la boca para evitar ser descubiertos.

De pronto escucharon pasos y ella asustada lo empujó para salir corriendo a su remolque. Cuando se acostó al lado de Horacio todavía sentía la excitación del encuentro, el sabor de Luciano aún estaba en su boca. Su piel seguía erizada.

Ese fue el comienzo de su relación con Luciano, de los encuentros siempre clandestinos, siempre intensos. Luciano le suplicaba que huyeran juntos, ella dudaba siempre. Amaba a Luciano, sin embargo se sentía culpable por Horacio. Él siempre había sido tan bueno con ella, le había tendido la mano cuando ella estaba tan perdida. Le había enseñado a manejar los cuchillos casi tan bien como él lo hacía. ¡No podía abandonarlo! ¡Le debía tanto! Pero Luciano no podía entender esto y los celos lo mataban. Ella le suplicaba tiempo.

…y el tiempo era lo que se le terminaba ahora…el tic tac seguía torturándola y ella pensaba en la ironía de la situación. El ruido de la puerta la sacó de sus pensamientos, era Horacio.

Se acercó y la besó en los labios. Acarició tiernamente sus mejillas. Ella vio sus ojos llenarse de lágrimas mientras le preguntaba el por qué de su traición, si él no había hecho otra cosa que amarla. Sacó un cuchillo ensangrentado de sus ropas. Lo comenzó a limpiar al tiempo que le decía que Luciano no traicionaría a nadie más. Ella sintió un dolor profundo en el corazón. Lloró, le pidió que la soltara. Pero él no la escuchaba seguía en un monólogo de lamentaciones.

Horacio sacó un saco pequeño de terciopelo negro, lo desató y de interior extrajo una serie de dagas en diversos tamaños, parecían miniaturas de las que solía utilizar para su acto en el circo. Las comenzó a acomodar en una mesa próxima a la mesa en la cual ella yacía amarrada. Ella las miraba, calculó unas veinticinco. Ya no sentía miedo de lo que Horacio quisiera hacer con ellas, la vida perdía sentido ahora que sabía que Luciano se había ido.

Una vez acomodadas las dagas, Horacio espero a que el reloj marcara con sus campanadas la hora. Eran las cuatro de la tarde.  Seleccionó cuatro dagas con sumo cuidado. Las tomó entre sus dedos y estudió el cuerpo semidesnudo de ella. Se acercó a su pierna derecha y  clavó lenta y profundamente las cuatro dagas en el mismo sentido de las manecillas. Ella sentía un agudo dolor cada vez que una daga entraba,  sentía la sangre caliente correrle por la  piel.

Horacio, ya calmo, continuaba su monólogo con inusitada frialdad. Ella moriría lenta y dolorosamente, igual que su traición lo estaba matando a él. Era justo: él no podía causarle a su corazón el mismo dolor -ella no lo amaba a él- mas lo causaría de forma similar en su cuerpo. Dejaría que la sangre saliera de su cuerpo con cada daga, con cada hora que marcara el reloj. Causaría un dolor lento y profundo en ella, hasta que no quedara una gota de sangre  que derramar. Hasta que ella no tuviera un solo aliento de vida. Guardo nuevamente las dagas que quedaban en la mesa. Salió dejándola sola.

Ella continuaba llorando. No lloraba por su muerte próxima, lloraba porque la imagen de Luciano se volvería más tenue con el pasar de las horas hasta volverse total oscuridad. El tic-tac seguía marcando los segundos que le quedaban de vida.

 

Cualquier Cosa Nos Inspira.

Erika.

 

 

 

Lo único que se escuchaba era el constante tic-tac del reloj de pared. Parecía que éste contaba despiadadamente los segundos que le quedaban de vida.

Una lágrima rodó por su mejilla mientras pensaba en Luciano. Pensaba en las pocas posibilidades que existían de volverlo a ver, de sentir sus manos tocando su cuerpo, de mirar sus ojos profundos. Suspiró y miró a su alrededor. Las muñecas le dolían por la fuerza de las cuerdas que la ataban. Abrió y cerró las manos para permitir a la sangre circular un poco y entonces sintió algo caliente que le escurría por los brazos. Era su propia sangre.

La parsimonia del tic-tac le hizo recordar el acto de equilibrio de Luciano. La primera vez que lo vio realizándolo se sintió tan atraída a él. Le fascinaba la entereza de su expresión al caminar sobre el cable en las alturas, la seguridad con que lo hacía, sus piernas fuertes sosteniéndolo.

Ella tenía un acto con Horacio en el mismo circo, el acto de los cuchillos. Él la amaba devotamente. Ella le tenía mucho agradecimiento. Sin embargo, con él jamás logró sentir la electricidad que Luciano le causó desde la primera vez que pasó a su lado y descuidadamente rozó su mano.

La atracción era eminente. Él la desnudaba con la mirada. Ella sentía como la sangre le bullía en las venas con sus miradas.

Finalmente una noche ella salió al baño mientras Horacio dormía. La noche era clara y cálida.  Caminaba tranquila cuando sintió una mano jalarla por la cintura. Otra mano tapó su boca para evitarle gritar. Se sintió sorprendida y asustada pero cuando escuchó la voz de Luciano decirle  –no grites por favor! Su sorpresa se volvió emoción. Escalofríos recorrieron su piel, sentía que el corazón le explotaría en el pecho.

Estaba de espaldas a él. La soltó y ella giró lentamente. Se miró en esos ojos que ya no podría borrar de su mente. Comenzaron a besarse y tocarse como queriendo reconocerse en un segundo. Ella sintió su lengua atrapar a la suya, sus manos explorar su cuerpo hasta llegar a su entrepierna. Sintió su cuerpo estremecerse con cada caricia, con cada beso, con cada respiración acompasada.  Al momento de penetrarla, ella supo que él estaba  penetrando algo más que su cuerpo. Él tuvo que taparle la boca para evitar ser descubiertos.

De pronto escucharon pasos y ella asustada lo empujó para salir corriendo a su remolque. Cuando se acostó al lado de Horacio todavía sentía la excitación del encuentro, el sabor de Luciano aún estaba en su boca. Su piel seguía erizada.

Ese fue el comienzo de su relación con Luciano, de los encuentros siempre clandestinos, siempre intensos. Luciano le suplicaba que huyeran juntos, ella dudaba siempre. Amaba a Luciano, sin embargo se sentía culpable por Horacio. Él siempre había sido tan bueno con ella, le había tendido la mano cuando ella estaba tan perdida. Le había enseñado a manejar los cuchillos casi tan bien como él lo hacía. ¡No podía abandonarlo! ¡Le debía tanto! Pero Luciano no podía entender esto y los celos lo mataban. Ella le suplicaba tiempo.

…y el tiempo era lo que se le terminaba ahora…el tic tac seguía torturándola y ella pensaba en la ironía de la situación. El ruido de la puerta la sacó de sus pensamientos, era Horacio.

Se acercó y la besó en los labios. Acarició tiernamente sus mejillas. Ella vio sus ojos llenarse de lágrimas mientras le preguntaba el por qué de su traición, si él no había hecho otra cosa que amarla. Sacó un cuchillo ensangrentado de sus ropas. Lo comenzó a limpiar al tiempo que le decía que Luciano no traicionaría a nadie más. Ella sintió un dolor profundo en el corazón. Lloró, le pidió que la soltara. Pero él no la escuchaba seguía en un monólogo de lamentaciones.

Horacio sacó un saco pequeño de terciopelo negro, lo desató y de interior extrajo una serie de dagas en diversos tamaños, parecían miniaturas de las que solía utilizar para su acto en el circo. Las comenzó a acomodar en una mesa próxima a la mesa en la cual ella yacía amarrada. Ella las miraba, calculó unas veinticinco. Ya no sentía miedo de lo que Horacio quisiera hacer con ellas, la vida perdía sentido ahora que sabía que Luciano se había ido.

Una vez acomodadas las dagas, Horacio espero a que el reloj marcara con sus campanadas la hora. Eran las cuatro de la tarde.  Seleccionó cuatro dagas con sumo cuidado. Las tomó entre sus dedos y estudió el cuerpo semidesnudo de ella. Se acercó a su pierna derecha y  clavó lenta y profundamente las cuatro dagas en el mismo sentido de las manecillas. Ella sentía un agudo dolor cada vez que una daga entraba,  sentía la sangre caliente correrle por la  piel.

Horacio, ya calmo, continuaba su monólogo con inusitada frialdad. Ella moriría lenta y dolorosamente, igual que su traición lo estaba matando a él. Era justo: él no podía causarle a su corazón el mismo dolor -ella no lo amaba a él- mas lo causaría de forma similar en su cuerpo. Dejaría que la sangre saliera de su cuerpo con cada daga, con cada hora que marcara el reloj. Causaría un dolor lento y profundo en ella, hasta que no quedara una gota de sangre  que derramar. Hasta que ella no tuviera un solo aliento de vida. Guardo nuevamente las dagas que quedaban en la mesa. Salió dejándola sola.

Ella continuaba llorando. No lloraba por su muerte próxima, lloraba porque la imagen de Luciano se volvería más tenue con el pasar de las horas hasta volverse total oscuridad. El tic-tac seguía marcando los segundos que le quedaban de vida.

 

 

 

 

¿Un iPad 2? Al fin que ni lo quería…

In Apple, Dexter Petrelli, Lo que nos inspira, publicidad, Tecnología on 31 marzo, 2011 at 11:28

Ahora resulta que no tenemos que viajar al Polo Norte para ver luces extrañas, simplemente tenemos que comprarnos uno de esos nuevos y bonitos iPads.

Si ustedes están (aunque sea ligeramente) interesados en el mundo de la tecnología y los gadgets brillantes, si son absurdamente ricos o si son MacHeads; entonces sin duda ya saben que el iPad 2 acaba de llegar a México.

Muchísima gente decidió hacer guardia desde varias horas antes de que las tiendas abrieran, para poder ser uno de los primeros compradores del nuevo bebé de Apple. Sin embargo, ahora que ya algunos afortunados lo tienen entre sus dedos, resulta que no todo es miel sobre hojuelas… o bueno, en este caso, miel sobre manzanas.

Usuarios del iPad 2 han reportado que existen problemas de “escape de luz” en su nuevo aparato.

Cuando la pantalla tiene que mostrar imágenes donde el fondo es negro, las orillas del iPad dejan escapar un poco de luz, dándole en la madre el efecto de perfección que suele acompañar a las cosas de Apple.

Obviamente, mucha gente está diciendo que los escapes de luz no son relevantes, que simplemente es tratar de buscarle defectos a las cosas, que son celos, que son pretextos para la gente que no puede gastar una millonada en un aparato, que tal vez ni siquiera existe tal problema; en fin, la gente dice muchas cosas.

El caso es que el escape de luz ahí está; si es un problema real o no… pues eso lo tendrán que decidir los usuarios.

Yo, muy en lo personal, no pienso que un par de luces casi imperceptibles en la orilla del iPad sean un problema que me impida comprarlo.

El verdadero problema (en mi muy humilde opinión, debo recalcar) es que el iPad es un iPhone para la gente que quiere que su teléfono sea demasiado grande para caber en su bolsillo y que además no pueda hacer llamadas.

Y sí, tal vez sea un poco imparcial debido a que soy pobre y no me alcanza para comprarme uno.

Envidia: moviendo al mundo desde tiempos inmemoriables.

Cualquier cosa nos inspira.

Incluso los celos.

Dexter Petrelli.

¿Tú también escuchas colores?

In Gina, Lo que nos inspira, Música on 30 marzo, 2011 at 23:40



Qué melodioso se escucha el color rosa, seguido de un agudo amarillo y un grave verde…

Suena a cosa de locos, ¿verdad? Pero no lo es… para muchas personas escuchar colores, ver sonidos, saborear palabras o texturas y otras combinaciones de los sentidos, es una capacidad que además muy pocos saben que tienen.

En lenguaje científico, la SINESTESIA es una peculiar cualidad sensorial según la cual a partir de la estimulación en uno de los sentidos se produce una respuesta automática en otro de ellos.

Es obvio que nadie se acuerda, pero cuando nacemos y salimos del vientre materno, este nuevo mundo es una mezcla de sentidos: sonidos dulces, visiones amargas, incluso el tacto de mamá puede tener un sabor amargo, literalmente.

Con el paso de los años aprendemos a clasificar nuestras impresiones sensoriales, pero cuando siguen siendo intensas estas mezclas, nos tachamos de locos o “alucinados” sin saber que en realidad es una capacidad sensorial que no cualquiera posée.

Esta capacidad es más común de lo que se cree, sólo que la gente no sabe que la tiene. Es común en artistas y personas creativas.

Algunos datos interesantes:

1) Hay más de 50 tipos o “combinaciones” de sinestesia.
2) Para cada persona es diferente y muy personal, para esta capacidad no existen reglas.
3) Se puede tener más de una combinación de sinestesia.
4) Puede ser hereditaria.
5) Existen sinestesias en alta o baja intensidad.
6) Es irracional, instantánea e incontrolable. No se piensa, sólo se siente.
7) Suelen tener problemas para diferenciar la izquierda y la derecha, también problemas de aritmética.
8 ) Hay más mujeres sinestésicas que hombres.
9) Las más comunes son las combinaciones AUDITIVA-VISUAL.

Yo no sé si tenga sinestesia auditiva-visual de baja intensidad, pero los sonidos me evocan colores.

Por lo menos ya sé que no estoy loca.

Cualquier cosa nos inspira. Gina ♥.

162 años del nacimiento de VAN GOGH. Animación Interactiva de Starry Nigth.

In Arte, Exhibiciones, Exposiciones, Lo que nos inspira, Noticias, Pintura, Tecnología on 30 marzo, 2011 at 12:16

El 30 de marzo de 1853, nace en Groot-Zunder (Holanda) Vicent Van Gogh, pintor postimpresionista considerado uno de los grandes de la historia del arte. Muere el 29 de Julio de 1890, a los 37 años. Van Gogh entendía la pintura como vía de modificar la sociedad y como vehículo de salvación personal. No existen muchos datos sobre su infancia, iniciando sus estudios en 1861 y destacando en el aprendizaje de inglés, alemán y francés. Abandona repentinamente el instituto donde estudia y regresa a su casa; son los escasos datos que conocemos de estos años de adolescencia ya que hasta los 30 no tendrá vocación artística. Con 16 años empieza a trabajar en la galería Goupil, fundada por su tío en La Haya. Allí se vendían preferentemente obras de artistas holandeses contemporáneos – la conocida como Escuela de La Haya que buscará sus raíces en el paisaje realista del Barroco con Jacob van Ruysdael como principal protagonista – y de la Escuela francesa de Barbizon, origen del Impresionismo. Durante los cuatro años que Vincent estuvo en La Haya se empapó de estas escenas que tenían bastante salida comercial. Pero ya en estos momentos se inicia su profunda admiración por Millet, a quien considera el padre de la nueva pintura francesa. Anton Mauve, uno de los miembros de la Escuela de La Haya, contrae matrimonio con una de las tías de Vincent, quince años mayor que su marido, convirtiéndose Mauve en el primer mentor artístico de Van Gogh. En 1873 Vincent se traslada a Londres para trabajar en la sucursal de Goupil de la capital británica. Su primer año allí será de entera felicidad, apreciando la pintura de Constable y Turner, y afirmando su admiración por la pintura holandesa contemporánea. Parece que su primera crisis psíquica fue motivada por el rechazo sentimental de la hija de su patrona, la joven Ursula Layer, de quien se había enamorado profundamente. El deterioro físico y psíquico de Vincent fue tal que se le trasladó a la oficina de París por un periodo de tres meses. Vincent se volcó en la religión tras su fracaso amoroso, convirtiéndose en un hombre extraño. En 1875 regresa a París procedente de Londres – donde había estado los últimos seis meses – trabajando de nuevo en la central de la casa Goupil. Se obsesiona con la religión, descuidando su aspecto, leyendo continuamente la Biblia, incluso en el trabajo. También es un asiduo visitante del Louvre y del Museo del Luxemburgo. Cada vez rinde menos en el trabajo; por consiguiente, los jefes de la casa Goupil le dan un plazo de tres meses para que presente su dimisión. Corría el mes de enero de 1876 cuando Vincent abandona París y regresa a Inglaterra, siendo profesor en una escuela de Ramsgate donde su sueldo era el alojamiento y la comida. En julio de 1876 se instala en las cercanías de Londres, formando parte de una escuela metodista cuyo director le anima a impartir clases de ética y a predicar. Durante las Navidades de ese año regresa a Holanda y su padre le convence para que se quede en casa. En 1877 inicia un nuevo trabajo en una librería de Dordrecht gracias a la recomendación de su tío. Vive solo y no le interesa el trabajo por lo que pretende matricularse en la Facultad de Teología de Amsterdam en dos ocasiones sin obtener resultados positivos. Tras nuevos intentos fracasados, su padre consigue que se le otorgue un acuerdo para permanecer por un periodo de seis meses como predicador a prueba en el sector de Masnes, en la región belga de Borinage. Durante tres años estará Vincent trabajando con comunidades mineras, renunciando a sus escasas pertenencias para vivir como ellos. Ya entonces empieza a contar con la colaboración económica de su querido hermano Theo, quien trabaja en la central de Goupil en París. Esta dependencia económica se mantendrá durante el resto de la vida de Vincent. El ardor religioso remite y Vincent abandona a los mineros. Posiblemente haya decidido convertirse en un artista profesional por lo que se traslada a Bruselas, compartiendo estudio con Anton van Rappard. Inicia estudios de perspectiva y anatomía, acompañados de lecturas complementarias. En abril de 1881 Vincent regresa a la casa paterna de Etten, donde permanecerá ocho meses al enamorarse apasionadamente de su prima Kee Vos. Llega incluso a quemarse la mano ante el rechazo y se traslada a La Haya, viviendo con una prostituta embarazada que ya tenía un hijo llamada Sien Hoornik. Al pensar Vincent en hacerla su esposa, su padre considera declararle demente para alejarle de Sien. En esta breve etapa en La Haya se sitúa bajo la dirección artística de su tío Anton Mauve. Vincent realiza su primer óleo titulado Muchacha bajo los árboles en tonos oscuros siguiendo a la próspera Escuela de La Haya. Su compañera Sien será su modelo en múltiples dibujos. Pero la relación Vincent-Sien se agota y el pintor regresa a la casa paterna, ahora en Nuenen. Theo continúa su apoyo económico como anticipo de las ventas de unos cuadros que nunca se venderán. Vincent dirá a este respecto: “Yo no tengo la culpa de que mis cuadros no se vendan. Pero llegará el día en que la gente se dará cuenta de que tiene más valor de lo que cuestan las pinturas”. Los dos años pasados en Nuenen (1883-1885) se culminan con la obra Campesinos comiendo patatas. Muerto su padre en abril de 1885, Vincent se siente más libre y en otoño se traslada a Amberes donde contempla los espectaculares retablos de la catedral ejecutados por Rubens, iniciando un aclarado de su paleta. La pintura de Delacroix también llamará su atención en estas fechas. Vincent tiene cada vez más claro que debe continuar su aprendizaje en París, donde se traslada por sorpresa en marzo de 1886. En la capital del arte del siglo XIX permanecerá por un periodo de dos años; primero se matricula en la escuela de Ferdinand Cormon para pintar modelos vivos. Allí conocerá a Toulouse-Lautrec, poniéndose en contacto con los impresionistas. Este nuevo movimiento artístico sirve a Vincent de punto de partida, aunque piensa que Millet ha hecho más por la pintura que Manet. Durante estos años realizará paisajes de las cercanías de su casa o bodegones de flores, apreciándose un aclarado de su paleta en relación con el periodo de Nuenen. También inicia ciertos experimentos con el Puntillismo así como conoce a Degas, interesándose por la figura humana. Pero la atención de Vincent se centra en sus contactos con los jóvenes Paul Signac y Émile Bernard, quienes consideran anticuado el Impresionismo. Ambos artistas influirán mucho en la obra de Vincent, que empieza a pensar en la creación de una comunidad de artistas. Las estampas japonesas supondrán también una importante influencia para el joven pintor, de igual manera que influyen en todos los movimientos del momento. Incluso llegó a reproducir varias estampas japonesas mientras el retrato de Père Tanguy está lleno de estampas niponas. El contacto de Vincent con Gauguin se inicia en el otoño de 1886. Entre ambos surgió un respeto mutuo, creciendo la admiración de Van Gogh hacia Paul a medida que pasaba el tiempo, haciéndose cada vez más fuerte la idea de constituir una sociedad de artistas en la que se compartieran gastos e ideas, ofreciéndose apoyo mutuo. ANIMACIÓN INTERACTIVA DE STARRY NIGHT

. Vista detallada Starry night , En febrero de 1888 Vincent se traslada al sur de Francia, a Arles, buscando su lugar de escape, su Japón del Sur como él denominaba a la ciudad mediterránea. En Arles beberá mucho menos y creará mucho más. Alquilará una casa, la Casa amarilla, pero la soledad es muy dura – sólo mantenía relaciones con la familia del cartero Roulin y sus amigos – por lo que empezó a creer con más fuerza en su ansiada sociedad de artistas. Invitó a Gauguin a instalarse en Arles, aceptando éste trasladarse en octubre de ese año, tomando Paul el dinero que Theo Van Gogh le envió para dar gusto a la idea de su hermano. Vincent está en un tremendo estado de excitación ante la llegada de su amigo y se dedica a la decoración de la casa con una serie de paneles con girasoles. Cuando Gauguin llega, incita a Vincent a pintar de memoria, creando escenas como el Sembrador, en las que la naturaleza resulta ligeramente fantaseada. Pero la convivencia entre ambos artistas no es fluida y las discusiones cada vez suben más de tono. El desenlace se produce la noche del 23 de diciembre de 1888. Después de haber bebido mucho, discuten de nuevo y Vincent amenaza a su amigo con una navaja de afeitar. Gauguin, asustado, se marcha al hotel y Vincent, arrepentido por el desenlace de la disputa, decide arrancarse el lóbulo de su oreja derecha, entregándoselo a una prostituta para que lo lleve a Gauguin como señal de arrepentimiento. El escándalo fue mayúsculo y la policía acordonó la casa; Vincent es internado en el hospital y delira durante tres días. En enero de 1890 regresa a su casa y pinta las sillas – donde observamos la diferencia de ambos pintores – así como varios autorretratos donde se aprecia su mutilación. Las noticias de la promesa de matrimonio de Theo con Johanna Gesina Bonger, hermana de su amigo Anders Bonger, no hacen mucha gracia a Vincent, especialmente por la amenaza económica que suponía. Además, su amigo Roulin es trasladado a Marsella quedándose bastante solo de nuevo. En febrero Vincent es ingresado de nuevo en el hospital al cuidado del doctor Felix Rey ya que padece de insomnio y alucinaciones, imaginándose que alguien quiere envenenarle. Un mes más tarde, un grupo de treinta vecinos de Arles solicita el internamiento del “loco del pelo rojo” como le denominan, una vez más, en el hospital. La policía cierra la Casa Amarilla con todos sus cuadros. Tras abandonar el hospital, Vincent abandona su hogar y se instala en dos pequeñas habitaciones del doctor Rey. Las recaídas son cada vez más frecuentes y el propio Vincent desea ingresar en un sanatorio, lo que ocurre el 8 de mayo. Voluntariamente, se marcha al sanatorio mental de Saint-Paul-de-Mausole, cerca de Saint-Rémy, a 27 kilómetros de Arles. ¿Cuál era la enfermedad de Vincent? Exactamente desconocemos a qué se debían esas crisis y ataques, surgiendo múltiples hipótesis. La más certera sería una inestabilidad psíquica de carácter congénito, acentuada por el abuso del alcohol. No en balde el doctor le rebajará la dosis de alcohol a medio litro diario, indicándonos esta noticia que era un alcohólico empedernido. Lo que no es del todo cierto es que las crisis que sufre Van Gogh influyan en su pintura ya que Vincent sólo duerme cuando tiene un ataque, teniendo miedo a estas crisis porque no puede crear durante esas fases. Por lo tanto, decir que la obra de Van Gogh es el resultado de los ataques de locura de un esquizofrénico es totalmente falso. Más bien nos encontramos ante la visión de una persona muy sensible que sabe aplicar el color como nadie en su momento. Este encierro en Saint-Rémy le obliga a pintar lo que hay alrededor del hospital, tanto las habitaciones, la naturaleza o los propios internos. Después de varios ataques – en uno de ellos intenta tragarse las pinturas – Vincent recibe la noticia de que Theo va a ser padre, deseando que el pintor sea el padrino del futuro bebé. Lleno de emoción, quiere regresar al norte de Francia para poder estar más cerca de sus amigos. Ahora trabaja copiando obras de Millet o Delacroix porque tiene miedo a pintar al aire libre. Tras una conversación con Pissarro, Theo considera conveniente que Vincent se instale en Auvers-sur-Oise, en el noroeste de París, al cuidado del doctor Gachet, famoso homeópata relacionado con los impresionistas. A fines de diciembre de 1889 sufre un nuevo ataque mientras está pintando e intenta tragarse las pinturas; una vez más el doctor le prohibe pintar, permitiendo la ejecución de dibujos. El 31 de enero de 1890 Johanna da a luz un niño al que se llamará como su tío, Vincent Willen. La noticia llena de alegría al pintor, que también se entera de la primera compra de un cuadro suyo – el Viñedo rojo – por parte de Anne Boch. En mayo de ese año viaja a París para conocer a su sobrino, pasando tres días en la ciudad, que le parece demasiado ruidosa e intranquila. Parte para Auvers, alojándose en una pensión primero y después en un Café. El doctor Gachet le cuida cariñosamente e incluso piensa que está curado, considerando que nunca más tendrá un ataque. Durante los dos meses que vivió en Auvers pintó más de 80 cuadros, demostrando estar en pleno éxtasis creador. El 6 de julio de 1890 Vincent va a París para ver a su hermano; le encuentra muy preocupado por su situación laboral, el problema de la vivienda y la enfermedad del pequeño Vincent. Se agobia por ser una carga para su hermano y temiendo un nuevo ataque, el 27 de julio sale al campo y se dispara con un revólver; regresa a su hogar y avisa a los señores Ravoux para que soliciten un médico al no encontrarse bien. Reconoce haberse disparado y los doctores le vendan la herida pero no extraen la bala. Enterado de la noticia, Theo parte para Auvers y pasa el día con Vincent, fumando ambos en pipa. El 29 de julio de 1890 fallece el primer genio de la pintura contemporánea. Curiosamente, su hermano Theo muere seis meses después en una casa de salud de Utrecht. Desde 1914 ambos hermanos reposan juntos en el cementerio de Auvers-sur-Oise. Cualquier Cosa Nos Inspira

¡A obscuras es más sabroso!

In DYA, Lo que nos inspira on 29 marzo, 2011 at 22:59

El 26 de marzo de 2011 de 20:30 a 21:30hr. En 135 países y 4500 ciudades individuos, comunidades, empresas y gobiernos de todo el mundo apagaron sus luces durante una hora – La Hora del Planeta –, transcendiendo todas las barreras religiosas, culturales, generacionales y geográficas en una celebración global por el cuidado del Planeta.

La Hora del Planeta empezó el 31 de marzo de 2007, cuando 2,2 millones de personas de Sidney, Australia, apagaron sus luces durante una hora para reclamar acciones contra el cambio climático
Un año después, 370 ciudades de más de 35 países convirtieron esta idea en un movimiento mundial. Se consiguió que entre cincuenta y cien millones de personas apagaran las luces. Edificios emblemáticos como el puente Golden Gate, el Coliseo de Roma, Times Square o el Cristo Redentor de Río de Janeiro se unieron a este llamamiento de acción por el clima apagando también sus luces durante una hora.
Para 2009 el movimiento se convirtió en la acción voluntaria más grande nunca vista. Participaron las luces de 4159 puelos y ciudades de 88 países y 9 de las 10 ciudades más pobladas del mundo. . La Esfinge y las Pirámides de Giza, la Torre Eiffel de París, Table Mountain de Ciudad del Cabo o las cataratas del Niágara se unieron a las más de 1.000 maravillas del mundo en esta acción contra el cambio climático.

Este año, nos pusieron la fecha en sábado en la noche y creo que eso pudo haber influido en que un menor número de personas participara en el movimiento, sin embargo era temprano y muchos estábamos apenas arreglándonos para salir al antro o cenando.

Sería posible que los comunicadores en México hiciéramos un poco más fuerte nuestra labor dando a conocer las acciones para ese día y que más gente apoyara esta hora tan importante.
Faltó bastante información por parte de los medios de difusión ya que muchas personas desconocían el día y la hora exacta en la que se haría el movimiento.

Sin embargo México y una gran parte de sus ciudadanos participaron, así como otras ciudades con sus monumentos importantes tales como La ciudad prohibida de Beijing, La puerta de Branderburgo, Las cataratas Victoria y el museo de la paz de Hiroshima para simbolizar la lucha contra el cambio climático.

Si podemos lograr un pequeño cambio durante una hora al año, imagínense lo que podemos hacer con pequeñas aportaciones día con día como comer con la familia sin encender la tele, dejar desconectados los aparatos eléctricos cuando salimos de casa, apagar la luz de la habitación que está vacía, comprar focos ahorradores, en fin existen muchísimas formas para poder dejar a los que van detrás de nosotros un mundo en el cual puedan sobrevivir y no dejar problemas que no son suyos.

DYA L

Cualquier cosa nos inspira


Arte a lo Mexican!

In Sin categoría on 29 marzo, 2011 at 19:32

AMRASTYLE
“Amra, personaje surgido de la urbe defeña. De voluntad errante, fiel a la creación y al arte; siempre en búsqueda de creaciones plásticas y de un estilo particular.”


Artista Visual, tatuador y graffiti writer inspirado por su cultura popular, la urbana, la del pasado reciente, así como por la raíz prehispánica de la tierra que lo vio nacer. El rock y lo alternativo de la metrópoli ha determinado sus pasos llevándolo a conocer la más diversas expresiones dentro del underground, uniéndolo en causa con sus protagonistas. Algunos de los que ya han colaborado con el Amrastyle clasifican su obra de creaciones únicas, el sentir de una comunidad. El hilo de sucesos ha llevado a Amra a enfocar su conocimiento e imaginación dentro del tatuaje para hacer creaciones que de verdad se consideren propositivamente artísticas. En el 2009 Amra/ismael ya no va solo, entre colaboradores y seguidores hacemos que AMRASTYLE, el colectivo, sea realidad. Gracias por estar aquí y ser parte de la relatividad de esta vida que nos permite seguir diferentes caminos y juntarlos de vez en vez para ser quienes somos.”

http://www.myspace.com/amraone
Contacto: amrastyle@hotmail.com

Que doloroso palo se aventó

In Kinko Kalevra, Lo que nos inspira on 28 marzo, 2011 at 12:28

Dentro del mundo de la wasa, hemos visto el esfuerzo de la gente en realizar bromas originales o poco convencionales, en donde el ingenio y la fechoría se unen para crear bromas con pocos recursos.

En esta ocasión vemos que con pocos elementos, mucha imaginación y ociosidad en combinación de un incrédulo ser humano realizaron una obra maestra en el mundo de las bromas.

Si tomamos el ejemplo positivamente, podríamos resolver nuestros problemas en el hogar, trabajo o la vida misma de forma creativa y con pocos elementos, no descartemos las ideas poco convencionales ya que estas podrías ser una gran solución.

¡Lo que nos inspira!
Kinko Kalevra

¡¡YA TE PUEDES ESCAPAR DE TU MUJER!!

In Lo que nos inspira, Pelos, publicidad on 27 marzo, 2011 at 23:52

¿Cuántas veces te has querido ir con tus amigos a beber unas chelas? Pero has tenido que decir: “no gracias”, “no puedo”, “tengo trabajo”.

Todo esto para no tener que pelear con tu chava.
O que tal que cuando logras hacerlo no para de sonar tu celular.

En ese momento quisieras desaparecerte del lugar, poder teletransportarte.
¡Pues buenas noticias! La agencia de publicidad Del Campo/ Nazca Saatchi & Saatchi, de Buenos Aires y la Cerveza Andes lograron hacer esto posible.

“Teletransporter” es la campaña que utilizó este insight y logró una identificación plena con la situación planteada, permitiendo una conexión directa entre el producto, el centro de consumo (antro, bar), con el mercado meta.
La campaña no sólo consiguió esto, además ganó el Oro en la categoría Outdoor de la 57 edición de Cannes Lions 2010.

Pon mucha atención y nunca mas te sacará tu chava de un bar.

Cualquier Cosa Nos Inspira.
Pelos

Belleza, Elegancia, Potencia…!!!

In Lo que nos inspira, publicidad on 25 marzo, 2011 at 12:35

Algún día …

Todos soñamos con algún día tener algo que nos guste; pueden ser diferentes cosas y con distinto valor; lo importante es obtenerlo y nunca darse por vencido. Pero para eso hay que trabajar duro y para alcanzar el objetivo. Siempre tenlo en mente y busca un camino para llegar a tenerlo sin desanimarte y por más lejos que lo veas, ve por él, no lo esperes.

En mi caso, ¿qué mejor inspiracion para lograr lo que quiero? Ahora está algo lejos de mis posibilidades, pero eso no es algo que me haga rendirme, siempre está en mi mente, en mis objetivos y hago todo a mi alcance para lograr algún día tenerlo.

Algún día …

Cualquier cosa nos inspira.
David J.

Hasta que el rastrillo nos separe

In Dexter Petrelli, Lo que nos inspira on 24 marzo, 2011 at 11:36

Ayer, hablando con mi novia, el tema de la inspiración salió a plática.
En realidad, viéndolo en retrospectiva, tal vez fue una mala idea hablar de eso, porque la chica se puso toda cursi y melosa, y me empezó a decir que la Luna, y que Mozart, y que las olas del mar, y que las tardes lluviosas, y que todos los demás clichés de la lista de clichés que publicaron en aquel libro de clichés cuyo nombre realmente no recuerdo.

Después de escucharla un rato (y por escucharla me refiero a pensar en videos de YouTube mientras ella hablaba), me preguntó que qué era lo que a mí me inspiraba.
Me la quedé viendo fijamente con mis desgarradores ojos verdes, y después guardé un silencio meditabundo. Me imagino que me veía muy profundo, pero en realidad estaba pensando en algo qué decir que no rimara con “vilchis” ni con “movies”

Pasaron un par de segundos, y entonces por fin la epifanía me llegó:
Barbas.
Las barbas me inspiran.

“¿Barbas?”, me preguntó ella escépticamente.
“Barbas. Las barbas son la onda”, le contesté mientras levantaba mi pulgar enfáticamente.

“¡¿Barbas?!”, repitió; probablemente sin poder creer que después de toda la sarta de cursilerías que ella acababa de decir, yo respondiera con barbas.

Nos quedamos viendo en silencio. Me gustaría poder decir que sus ojos estaban llenos de amor, pero más bien era una mezcla de incredulidad y de repele.
Sea como sea, yo sonreí, porque pues… estaba pensando en barbas.

Y es que piénsenlo, queridos lectores: las barbas son la cosa más varonil del universo.

¿Saben cómo saben que un hombre es hombre y no mujer fea?
Pues porque tiene una barba frondosa y sensual.

¿Saben por qué los niños se sientan en el regazo de Santa Claus?
Porque quieren estar más cerca de su increíble barba.

¿Saben cuál es la diferencia entre “señor” y “don”?
Varios centímetros de barba.

Una barba es la mejor forma de decir que estás a cargo.
Un hombre nunca dormirá solo mientras tenga una barba que lo acompañe.
Nada dice “¡feliz cumpleaños, abuela!” como un nieto con una buena barba.
In Soviet Russia, beard grows you.
Si las mujeres pudieran tener barba, no necesitarían a los hombres para nada.
Happiness is a warm beard.

Mi novia seguía mirándome con incredulidad mientras yo le explicaba todo esto, esperando que quedara claro por qué las barbas me inspiran tanto.
Una vez que terminé, se hizo el silencio.

Ella parpadeó un par de veces, y después me dijo: “qué triste debe de ser amar tanto las barbas, y que la tuya esté tan chafa…”
Jaque mate, la mujer había ganado.

Pero un día de estos, cuando después de 24 años de vida la pubertad por fin decida llegarme; entonces y sólo entonces podré dejarme crecer una barba de la cual hasta Fidel Castro estaría orgulloso.

Es como siempre dijo mi abuelo:
No preguntes lo que tu barba puede hacer por ti, pregunta lo que tú puedes hacer por tu barba.

Atte:
Dexter Petrelli