La Fraternidad

Destino la obra maestra de Disney y Dalí.

In Arte, cine, Dalí, Disney, El Loco, Lo que nos inspira, Loco on 20 febrero, 2011 at 6:33

Destino.

Más que una palabra que nos remita a la predisposición, a la falta de libertad, o a las “mancias”, quiero ocuparla esta vez, en un sentido de romántica simultaneidad.

Porque nada en esta dimensión/universo/vida es azaroso, es bien importante estar con la mente y los ojos, ventanas del alma, muy abiertos. Las oportunidades no se pierden, no existe el fracaso, existen intereses y circunstancias que nos impiden observar las cosas con prospectiva. No importa, bien se dice “si no te toca aunque te pongas; si te toca, aunque te quites”, finalmente, no sirve de nada añorar lo que nunca jamás pasó. Nadie sabe lo que “pudo haber sido”, de la misma forma que es imposible saber lo que pasará, o por lo menos, cómo es que sucederá.

La idealización es otro de nuestros grandes enemigos; basar nuestra felicidad y nuestra estabilidad en un futuro donde la suerte es nuestra salvadora y una persona falta de defectos nos ofrece todo lo que nunca pudimos dar a nosotros mismos, es una de las más grandes mentiras que sostiene a nuestro ego.

He repetido muchas veces -y hasta parece que lo hago para convencerme-, que el futuro NO EXISTE (o sea, evidentemente algo pasará, pero, o sea, sí sabes cómo, ¿no?). Nadie te va a decir cómo te irá con el dinero, de quién enamorarás, de qué te vas a enfermar… Existen grandes interpretaciones, como lo mencioné en líneas anteriores, nada está desligado de nada, la vida siempre nos pone pistas y trampas hermosas. El tarot es una de esas interpretaciones de las que soy fan, por ejemplo, pero nunca te dirá exactamente lo que pasará en tu vida. Nada puede decirte lo que pasará en tu vida, tienes que vivirla.

Es una bella danza la que existe entre la idea de que existe un destino y la de que día a día construyes, con diferentes decisiones, tu vida. Realmente van de la mano, somos todos engranes del universo. Si a algo debe obedecer nuestro actuar, es a un bien superior, un bienestar colectivo. Como dicen: “Lo que das fructifica, lo que no das se pudre”. (Caray que genial estuvo eso de los engranes, me auto favearé).

Abrámonos pues, al destino, con esta gran obra ideada por Dalí y Disney. Dirigida por Dominique Monfrey, esta animación es musicalizada por la enorme melodía del mexicano Armando Domínguez letra escrita por Ray Gilbert e interpretada por Dora Luz. A cada quién le dejará algo diferente, se llama proyección, a mi me produce una amplia gama de sensaciones y reflexiones, ojalá cada persona que leyera esto compartiera qué le parece.

En lo propio, me parece que la mujer es el alma, la cual va en búsqueda de aquel ser esencial al que debe unirse. Nuestra alma danza con la realidad, convertida por Dalí en figuras oníricas de belleza única y particularísima. El alma se une a su sombra, reflejo que nos recuerda que somos, que estamos. Nuestro ser esencial está petrificado en una pirámide, símbolo milenario de la unión con los dioses, templos llenos de espiritualidad y unión con el cosmos (así como los caballeros del zodiaco). Una fuerza seminal despierta al gigante, la danza del alma pone a correr su tiempo, no hay tiempo sin acción. La cabeza del alma se transforma en semillas, las ideas vuelan lejos de nosotros, en espera de que lleguen a terreno fértil. No existen murallas suficientemente altas que impidan que el alma y nuestro ser esencial se unan. Al final, el alma adquiere forma de campana viva dentro del corazón del gigante, es decir, nuestra ánima es un constante repicar, un constante llamado a la fiesta, desde el corazón, para ser felices.

La melodía es otro danzante increíble, la forma en la que acompaña este corto es sublime. “Llegas salida de un sueño que recuerdo, llegas contestando a mi llamado. Ahora sé, que tú eres mi destino. Seremos como uno, pues conocemos nuestro destino del amors.” Jajaja no es cierto, “nuestro destino de amor.”

Es común caer en esa falacia que nos hace dedicar las canciones de amor a otras personas, cuando en la realidad, deberíamos pensarlas en función a nosotros mismos, por ejemplo, esta canción y el corto en general, se la dedico a mi felicidad, a mi alma… Y así.

Danza con el destino, no te aferres a nada, a nadie. Ni ideas ni personas. No te estanques, avanza, renueva constantemente.

***

Destino

(Armando Domínguez)

Now I can smile and say
Destino, my heart was sad and lonely
In knowing that you only
Could bring my love to me
Destino, this heart of mine is thrilled now
My empty arms are filled now
As they were meant to be
For you came along
Out of a dream? I recall
Yes you came along
To answer my call
I know now that you are my destino
We’ll be as one for we know
Our destiny of love
Destiny, destiny, destiny, ever I follow, follow, follow my Destino…

A que no te imaginabas cuando empezaste a leer esto, que sería un texto genial que te cambiaría la vida.😉

Que la incertidumbre nos inspire a hacer.

El Loco

Cualquier Cosa Nos Inspira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: